posted by on Artículos de opinión

No comments

No ha sido el final que yo esperaba, es la verdad, yo siempre había soñado con mi última lección, con mi última clase que, no se si os lo he comentado alguna vez, incluso pensé grabar en video para guardarla como recuerdo, pero las cosas vienen como vienen y son como son; sabéis que lo he pasado muy mal con los últimos acontecimientos del colegio, que incluso ha habido quienes me han culpado a mi de esa huelga que plantearon vuestros padres en sus justas reivindicaciones e, incluso, desde mis superiores se me insinuó tal posibilidad y se acusó de huelga de tipo politico; nada mas lejos de la realidad y nadie mejor que vosotros lo sabe; sabéis que jamás os he hablado de política ni he intentando en ningún momento que me vieseis cerca de cualquier opción política. Yo, por supuesto que como cualquier persona adulta, tengo mis preferencias y mis opciones en el mundo de las ideologías, pero siempre he considerado que como maestro de alumnos de padres muy diferentes, debía estar al margen, y sois testigos de que asi ha sido; a partir de ahora me siento libre para manifestarlo cuando y donde lo vea oportuno, pero el mundo de los mayores es muy complicado y siempre que algo no sale bien para algunos tratan de buscar culpables. Por todo eso lo he pasado muy mal, tan mal que mis dos ultimos meses han sido de baja laboral por depresión (y que conste que al cuarto dia de la baja fui llamado a Granada por la Inspección Médica para que demostrara que eso era cierto, y lo era; la prueba es que aún no estoy recuperado del todo y sigo con algunos miedos e inseguridades). Por todo eso el final, mi final con vosotros no ha sido el que yo hubiese deseado, aunque he seguido trabajando desde mi casa para la persona que me sustituía, la señorita Natalia, y que no notaseis en lo posible el cambio.

Han sido muchos años en Carchuna trabajando con vosotros, con varias generaciones, y se que lo que se comentaba de mi es que era “muy exigente”, “muy duro”, que “me enfadaba mucho” y que “regañaba mucho” ¿verdad?  Muchas veces os he oido decirme a muchos “pues no eres tan malo como decían” ¿o no? Yo solo he pretendido sacar de vosotros lo mejor que pudiéseis dar, que fuéseis mejores estudiantes para que tuvieseis un mejor futuro. Yo se que eso no siempre se entiende y algunos a lo mejor no me lo han perdonado;Por eso  yo hoy, que ya ha llegado el final de esta etapa de mi vida, quiero pedir perdón si a alguien  alguna vez le he hecho daño con mi exigencia, con mi firmeza, pero le aseguro que siempre lo he hecho pensando en su bien.

Pero no olvidéis tampoco que siempre me habéis tenido ahí: organizando los viajes de estudios (creo que pocos me he perdido), organizando y participando de pleno en nuestras fiestas de fin de curso, participando en excursiones, animando y apoyando todo tipo de actividades culturales y recreativas… y lo he hecho con todo mi agrado por vosotros, por mis alumnos, de los que siempre me he sentido orgulloso allá por donde hemos ido porque en todos los sitios me han felicitado por vuestra conducta, por lo bien que os habéis portado en general, por lo que jamás me ha importado ir con vosotros y con vuestros padres si asi lo han querido, a donde fuese.

Ahora que me voy (me jubilo el 31 de agosto) quiero que sepáis que siempre os voy a llevar en mis sentimientos, en mis recuerdos y que, si cualquier dia que me veis por la calle, me pareis y me saludeis, será para mi una gran alegría porque esa es una señal de que algo he dejado en vosotros. Ha llegado ya el momento de recoger la cosecha, si es que la siembra se ha hecho en condiciones y he cuidado el crecimiento de estas plantas tan especiales que habéis sido vosotros, y no hay mejor simil para un pueblo como el nuestro, campesino.

Y una última cosa: esta web mia personal, a la que llamado lapaginadedonbernardo, si  habéis leido la página de inicio completa, habréis comprobado que tambien está dirigida de forma muy especial a vosotros: sed siempre valientes, como tantas veces os he inculcado y decid lo que tengais que decir con estilo, con clase, sin tapujos pero con respeto y no os escondáis en seudónimos (falsos nombres) que tan de moda se está poniendo pero no son mas que una señal de cobardía. Espero que la visitéis con frecuencia y, cuando queráis, estais invitados a participar en ella con cualquier articulo, poesia, redaccion… cualquier cosa que queráis dar a conocer.

Yo pienso seguir por aqui, junto a vosotros, asi es que ya sabéis que me tenéis a vuestra disposición si alguna vez me necesitáis.

Y he querido ilustrar este artículo de despedida con dos fotos: con una de las más antiguas que conservo con mis antiquísimos alumnos (de 1981) y otra la última, la orla que hice para regalaros como recuerdo con todos mis alumnos de este ultimo curso y que todos deberiais tener; si alguno no la tiene porque no estaba en clase cuando las llevé, que me la pida (aún me quedan algunas de alguien a quien no se las puede dar).

Un abrazo y mi mas cariñoso recuerdo.

Bernardo Roa (maestro de Sociales)

Leave a Reply