posted by on Artículos de opinión

No comments

Buenas tardes a todos, y en especial a nuestros maestros y a los de nuestros hijos… a esos maestros que año tras año se jubilaban y por los que hoy estamos aqui reunidos.

Vivimos tiempos muy difíciles… pero mas bien raros en todos los aspectos  y facetas de la vida. Intentamos conseguir nuestros propios fines a toda costa, se han perdido las buenas costumbres, los “buenos dias”, el “vaya usted con Dios”… expresiones que cuestan poco y significan tanto; me refiero al ser agradecido. Hace tiempo me propuse no dejar pasar las oportunidades que me da la vida para dar las gracias.

Hoy es una de esas oportunidades y la aprovecho para dirigirme con respeto, mucho cariño y nostalgia a mis maestros (y los de muchos otros de nuestro colegio).

Llegaron a nuestro pueblo a finales de los años 70 y principios de los 80 para ejercer su profesión. Se quedaron y hoy son del pueblo. Maestros de nuestras primeras letras y que hacían parir la creatividad. Siempre en justicia y libertad habéis sembrado y cultivado.

No os ha importado vuestro horario (y eso todos lo sabemos), lo habéis entregado todo, compartiendo mucho tiempo. Habéis fijado proyectos y los habéis culminado, dando lugar a que nuestro colegio sea uno de los mejores en todos los aspectos.

Por eso hoy reconocemos vuestra energía y talento.

Recuerdo a don Antonio fumando sus ducados y la tiza en la oreja. A don Valentin con su Seat 128 rojo, a don Bernardo con su barba y a las señoritas Ana y Stela con su aire fresco.

Creí que me lo habían enseñado todo, que quizás los lazos con el colegio se cortaron cuando yo terminé… y qué vueltas da la vida : hoy son mis hijos  los que están en el colegio y mis profesores sus profesores… y me siento muy orgulloso de ello… y yo  sigo aprendiendo porque he recuperado el vínculo con mi colegio, con mas fuerza, porque vosotros, mis maestros, tenéis más experiencia y yo también, la que nos da la vida,… y ahora trabajamos en común por la educación de mis hijos, de nuestros hijos.

No son solo los años de enseñanza en este pueblo; es también el trabajo bien hecho. Os habréis equivocado algunas veces, seguro, sois personas, pero yo necesito daros las gracias  porque os habéis distinguido por ser maestros responsables con vuestra materia, que aman su trabajo, con un compromiso profesional de ponerse al dia (porque el cambio en la educación ha sido grande) para transmitir esos acontecimientos y vivencias a vuestros alumnos.

Quiero hacer un homenaje a todos esos hombres y mujeres que pusieron su granito de arena para hacer de mi el hombre que soy. Siempre llevaré en mi corazón a los maestros que me levantaron el ánimo, la autoestima y lucharon  para que yo estudiara (aunque no pudo ser… no lo teníamos tan fácil como hoy); doy las gracias a estos maestros, hoy maestros de mis hijos.

Son profesores de este mundo pero, en especial, son mis profesores

¡MUCHAS GRACIAS!                                       Carchuna, junio de 2011

Firmado: UN PADRE DE ALUMNOS Y ANTIGUO ALUMNO DE NUESTRO COLEGIO

NOTA: He tardado un mes en publicar este emotivo testimonio para nosotros, los que ya nos vamos, pero no lo he hecho hasta tener permiso de su autor, un anónimo padre de alumnos y antiguo alumno de nuestro colegio. MUCHAS GRACIAS A TI Y A TODOS LOS QUE NOS HABÉIS AYUDADO A EJERCER NUESTRA PROFESIÓN CON ENTUSIASMO EN NUESTRO QUERIDO CARCHUNA.

Leave a Reply