posted by on Artículos de opinión

No comments

Terminaba la PRIMERA PARTE de este artículo publicado hace unos días diciendo que, personalmente durante los dias de la huelga  me había sentido acosado, acusado y perseguido  y que es la parte que podía contar con mas conocimiento de causa porque la había vivido  en mis carnes.

Pero a partir de mi baja médica por depresión (seguida muy muy de cerca por la Delegación), siguieron ocurriendo cosas en el colegio que las viví un poco más de lejos, desde mi casa, pero que las seguí con mucho interés porque me afectaban en cuanto que afectaban a mi colegio y del que yo seguía siendo director. Mis compañeros me tuvieron puntualmente informado de lo que iba ocurriendo, sobre todo en los últimos días del curso, cuando ya los niños estaban fuera de las aulas.

Pues bien, había un problema principal que había que solucionar y era cubrir el puesto de director, que se quedaba libre por mi jubilación a finales de agosto.

En estos casos es normal que la inspección pregunte al director saliente qué opina él al respecto ya que se supone que conoce al personal y está en condiciones de recomendar al más valido (eso conmigo no ha ocurrido, nadie me ha consultado NADA)  y también es verdad que cuando un director está de baja, es norma habitual que cubre su puesto el Jefe de Estudios y, según pude informarme en el sindicato, esta era una de las posibilidades, creo que la más lógica, que había: que Carmen Mari ocupase la dirección y que ella propusiera a otra persona para ejercer la Jefatura de Estudios,  y así quisieron ellos que fuera pero no fue así porque la Delegada no lo quiso .

Un dia de final de Junio reciben la visita del Sr Inspector de nuestra zona y se reúne con los maestros definitivos del Centro para ver quien quería ser director: uno a uno fueron manifestando que no lo deseaban, pidiéndoseles explicaran los motivos, siendo únicamente Carmen Mari la que estaba dispuesta a ejercer dicho cargo y proponiendo para Jefe de Estudios a Paco.

A pesar de eso, el inspector les pidió a mis compañeros  que en un papel escribiesen tres nombres para que con esas propuestas la Delegada nombrara al nuevo director y ¡oh sorpresa!, sin ponerse nadie de acuerdo TODOS LOS COMPAÑEROS  escribieron en el papel un solo nombre: CARMEN MARI.

Se marchó el inspector de nuevo a la delegación con ese solo nombre y ahí quedó todo, pero ¡oh, sorpresa de nuevo!, el último día del curso, a media mañana, reciben una llamada de la Delegación de Educación diciéndoles que el director no iba a ser quien proponía el claustro sino Paco y que Carmen Mari y Fernando siguieran en sus puestos. El revuelo y el malestar fueron inmediatos asi como las consultas a los sindicatos (era legal y la delegada tenía capacidad para hacerlo, aunque fuese contra la voluntad del claustro).  Paco fue el primer sorprendido porque el no quería ser el director e hizo de inmediato un escrito que presentó en Delegación cuando fue llamado por el Inspector Jefe para decirle que tenía que aceptar ese nombramiento por un año, como una de sus obligaciones como funcionario. Habló con Fernando y Carmen Mari para comunicarles lo que le imponían y Carmen Mari mostró desde el principio su rechazo total a seguir ocupando el cargo de Jefe de Estudios, mientras Fernando dejó el tema un poco en el aire a espera de acontecimientos. Ante la nueva situación el Inspector le pidió a Paco un nombre que sustituyera a Carmen Mari en su cargo y asi lo hizo, dando el de Antonio Manuel.

Imaginaos el verano que han pasado los implicados con el malestar, de sentirse ninguneados por una administración fría e insensible. Paco se reúne con Fernando y Carmen Mari e intenta convencerles para que sigan, sin resultado. In extremis Fernando consigue convencer a Carmen Mari para que acepte, pero cuando Paco así lo comunica de nuevo a la Delegación, ¡oh sorpresa otra vez más! Ya no se acepta la continuidad de Carmen Mari alegando que ya se ha nombrado a Antonio Manuel.

Consecuencia inmediata: Fernando también se niega a seguir con lo que surge un nuevo problema: había que buscar rápido un secretario y finalmente Paco consiguió que Josefina aceptase (nadie quería serlo o no podía por sus horarios).

A mi, personalmente, me parece lamentable el desprecio y la marginación a que ha sido sometida Carmen Mari, una profesora muy trabajadora, con ideas, con inciativas y una buena organizadora como ha demostrado en los últimos 4 años en los que hemos trabajado juntos, pero ¿os acordáis de lo que me dijo de ella la Delegada el dia de  su visita cuando le dije que yo me iba al medico pero que se quedaban con Carmen Mari?

Me da pena de lo que han hecho con el colegio que ha llevado una línea coherente y de trabajo a lo largo de muchos años, pero parece ser, repito, que esa línea  y esa cohesión molestaban. Yo para Fernando y para Carmen Mari solo tengo palabras y motivos  de agradecimiento como compañeros que han estado a una conmigo y yo con ellos a lo largo de los últimos 4 años; creo que hemos sido un equipo que ha sabido trabajar en equipo y cuando alguno ha flaqueado por cualquier motivo ajeno a su voluntad, ahí han estado los demás para que no se notase ninguna deficiencia.

Por otra parte pienso que Paco no es culpable de nada porque el ha sido nombrado a la fuerza y lo mismo el resto de su equipo y se merecen todo el apoyo que se les pueda dar por que ¡menuda la que les queda por delante a un equipo complemente renovado, sin conocimiento de las tareas directivas! A mi solo me han hecho una consulta y yo jamás  he negado ni negaré mi ayudaPUNTUAL a enseñar lo que se a quien no sabe, asi es  que la atendí  (también lo estoy pagando) pero lo volveré a hacer siempre que yo pueda aportar algo de  mi conocimiento a quien lo necesite, y en estos momentos Paco necesita la ayuda de todos, sobre todo de sus compañeros en activo.

Mucha suerte al nuevo equipo directivo por el bien de los niños, que son lo más importante del colegio y muchas gracias a mis anteriores compañeros de equipo , FERNANDO Y CARMEN MARI por su generosidad y su trabajo a mi lado, como buenos COMPAÑEROS.

A partir del 31 de agosto lo que pase o deje de pasar internamente en el colegio no es de mi incumbencia y jamás me meteré  a opinar en los asuntos internos del mismo, pero creo que era mi obligación hacer saber a los padres de mis alumnos y a mis alumnos todo lo que ha pasado en este agitado final de curso, en este final de mi vida laboral en el que me han robado mis dos últimos meses y a mis compañeros de equipo su ilusión de continuar un proyecto inacabado; este es el precio que hemos pagado nosotros por el arreglo de las goteras.

Creo que todo lo que he contado se ajusta a la realidad, al menos a la que yo conozco, de todas formas esta página está abierta a todo aquel que quiera opinar o rebatir, pero siempre con pruebas y con el debido respeto a todos.

¿No había peligro de desprendimiento en el alero de la cornisa tal y como yo avisé y por lo que fui llamado “exagerado” y “alarmista” por la autoridad? ¿Y entonces por qué han picado precisamente eso y lo han reconstruido? Pero claro, ¡quién se cree que es para opinar con razón un insignificante director de escuela de pueblo ante la autoridad!  ¿Y esta es la Administración que nos está dirigiendo?

 

Leave a Reply