posted by on Artículos de opinión

No comments

Esta mañana, mientras hacía aerobic en casa, como hago diariamente, con “la Wii”, y para que se me haga mas llevadera la hora y media larga de deporte, estaba viendo el programa “Espejo Público ” de Antena 3 y me encontré con una entrevista a este economista, que yo hasta ahora no conocía,  pero que atrajo toda mi atención desde un principio. Este hombre estuvo en el mismo programa en 2008 y muchas de las cosas que avanzó en aquel momento sobre el futuro de la economía española se han cumplido tal y como el avisó ¿economista o profeta, me preguntaba? … Yo creo que es un buen economista. Me he preocupado de saber de él y rápidamente me fui a Internet a buscar información y ya se sabe que la “Wikipedia” nunca falla; enseguida tenía ante mi toda la información que esperaba y cuyo enlace os lo dejo aquí por si os interesa acceder a esa información. Para ello solo tenéis que pinchar sobre el primero de sus dos libros (El Crash de 2010) y os llevará a su biografía y si pincháis en el segundo (Más allá del Crash) os llevará a un foro titulado “Burbuja, foro de economía”, con los textos que publica este señor.

Y me atrajo enseguida la atención no solo por su acierto en las previsiones que hizo hace tres años sino por las propuestas de soluciones que daba, que las hay (aunque tienen que ser duras y muy impopulares porque las tendremos que sufrir), y aunque yo también tengo mi propia teoría sobre este tema y pienso publicarlo en los próximos días, en un artículo titulado: “La salida de la crisis: el papel del Estado, el papel de la Banca y el papel de los ciudadanos”, a pesar de eso, hoy he querido traer aquí esta reflexión porque ha dicho cosas que me refuerzan en mi sentir, en mi apreciación desde hace tiempo de la que se nos venía encima, y en definitiva venía a afirmar que España (al igual que otros países del mundo) ha estado viviendo muchos años “de ilusión” por encima de sus posibilidades (y ¡ojo! advierte del peligro que acecha a Brasil, país al que muchos califican como un gigante del futuro y el afirma que es un gigante ficticio porque está viviendo una falsa realidad). Pero no quiero apartarme de nuestro tema, de España, del que afirma ha vivido un tiempo que jamás volverá y que hay que irse olvidando de muchos lujos que nos hemos permitido y que van a empezar a no ser posibles ¡cuántas veces me he planteado yo mismo lo difícil que debe ser pasar de lo bueno a lo malo, y ahora nos va a tocar a nosotros! y lo van a tener mucho más difícil las nuevas generaciones a las que les hemos dado “todo” para que no sufrieran; muchas veces he oído a madres de mis alumnos, cuando se ha sido un poco exigente con sus hijos:  ¡ya tendrán tiempo de sufrir en la vida, yo mientras les doy todo lo que puedo! (y a veces hasta lo que no puedo). Pues parece que está llegando la hora; parece que el estado del bienestar está “haciendo aguas” y esto se termina, que hay que empezar YA a ser austeros, empezando por el Estado. Este señor, del que no conozco su afinidad política, pero que no creo cercano al Partido Popular, decía que en España la Administración es exageradamente grande: demasiados ayuntamientos, demasiadas autonomías, demasiadas administraciones. ¿No será urgente ir adelgazando la administración del Estado y de las Autonomías? ¿No habrá que suprimir pequeños ayuntamientos y con ellos suprimir gastos? ¿Y cómo va a reaccionar la población? ¿Cómo en Grecia…? ¿Y cómo va a responder la oposición al gobierno? ¿Con el enfrentamiento? ¿Y cómo van a responder los sindicatos? ¿Incendiando a las masas? Yo solo espero que cada uno en su ámbito sepamos ser responsables, porque, como decía en una reflexión que publiqué aquí mismo unos días antes de las elecciones generales recién celebradas, una vez que se celebraran tocaba “olvidar las dos Españas” y dejar de empujar unos contra otros para empujar juntos en la misma dirección. Con huelgas, algaradas y movimientos sociales solo vamos a conseguir hundirnos cada vez mas en el barro (aunque algunos como ya están hundidos y no tienen nada que perder, parece que eso es lo que quieren, que nos hundamos todos y que llegue la revolución, porque, ya lo dice el refrán: “a río revuelto, ganancia de pescadores”. Difícil, muy muy difícil lo tienen Rajoy y el Partido Popular ¿serán capaces de sacarnos de donde estamos? ¿Les dejaremos hacerlo o amenos intentarlo? Es mucho lo que nos jugamos, no podemos olvidarlo.

 

Leave a Reply