posted by on Recetas

No comments

 

Aunque el caqui no es una fruta que se suela encontrar por aquí, en nuestra costa; si es muy común en el interior y por supuesto se puede encontrar en esta época de otoño en nuestras tiendas y supermercados. Yo recuerdo de pequeño cuando llegaba el otoño y mi padre llevaba los caquis a casa, los cogía del árbol cuando ya estaban muy maduros o si no lo estaban del todo había que dejarlos madurar para poder tomarlos, casi líquidos, sin textura con una cuchara y, aún así, a veces te dejaban un sabor amargo, duro  y áspero en la boca, que no era agradable. ¿A alguien le ha ocurrido?

Pues bien, con el truco que os voy a dar, (y que yo ya he probado) os podéis tomar los caquis duros, con toda su textura y pelarlos y partirlos como una manzana disfrutando de un sabor estupendo, nada amargo, ni áspero y con un dulzor moderado… para mi, simplemente delicioso.

¿Y cómo conseguir esto? Pues de una forma muy sencilla:

1. Cogemos o compramos los caquis duros, antes de que lleguen a su maduración, cuando tienen ya un color amarillo

2. Los ponemos en un recipiente que cierre herméticamente, colocando en el centro de dicho recipiente (yo he utilizado una olla o una cacerola), una copa llena de licor (coñac. whisky, ron… pero el licor dentro de la copa, sin que entre en ningún momento en contacto con los caquis). Los caquis se colocan alrededor de la copa, y una vez dispuestos así, cerramos el recipiente y no lo abrimos durante una semana.

3. A la semana, los vapores que ha desprendido la copa de licor, han robado el sabor amargo y la aspereza de los caquis y parte de su excesivo dulzor; se sacan de la olla, y se colocan en el frigorífico, reservándolos para comerlos y que no se nos maduren y ablanden.

4. Para comerlos, pelarlos como una manzana, partirlos en trozos y servirlos en su plato…  comprobaréis el excelente resultado.

¡Buen provecho!

Nota: estos caquis de las imágenes son caquis de LA PEZA (pequeño pueblo del centro de la provincia de Granada, al norte de Sierra Nevada, casi en su falda, que os recomiendo visitar, aunque no tenga nada especial, pero vale la pena estar por sus calles y disfrutar de sus paisajes).

Existe en el mercado una fruta, como el caqui, pero de pulpa dura, llamado PERSIMÓN que, seguramente conoceréis; pues bien yo he probado el Persimón y el Caqui preparado como os he dicho y prefiero el caqui…  el persimón me dejaba al final un sabor amargo, duro…

Como habitualmente acostumbro a hacer, me he ido a internet a buscar información y he creído de interés traeros esto que transcribo a continuación:

Persimón, es la marca comercial por la que se conoce al caqui de pulpa dura de la variedad Rojo Brillante perteneciente a la denominación de origen protegida Kaki Ribera del Xúquer.

Persimón el caqui valenciano

El kaki es una especie de árbol frutal cuyo nombre científico es Diospyros kaki, así mismo es el nombre del fruto de dicho árbol.
Cultivado desde el siglo séptimo en China y Japón, es a mediados del siglo XX cuando surge de manera espontánea la variedad Rojo Brillante en la comarca valenciana de la Ribera del Xúquer, la cual se puede encontrar en el mercado en su formas Classic oPersimón.
El kaki Classic es el fruto maduro y blando que se come con cucharilla.
El kaki Persimón tiene la pulpa dura, se puede pelar y cortar como una manzana y tiene el mismo sabor que el Classic.
Hay que señalar que tanto Classic como Persimón son en realidad la misma fruta, la diferencia reside en su punto de madurez: el classic se recolecta maduro y se comercializa tal cual, el persimón se recolecta semi maduro y ha de ser sometido a un tratamiento de desastringentado.  (ese procedimiento supongo que será parecido  a lo que yo hago para tratar los caquis)
Con dicho procedimiento se elimina la astringencia del persimón, ya que esta variedad de caqui antes de alcanzar el punto de madurez es muy astringente y por lo tanto no sería apto para el consumo

 

Leave a Reply