posted by on Artículos de opinión

No comments

Es verdad que la vida de una persona cambia cuando cambia su actividad, cuando cambia su situación, cuando cambia su camino; y yo cambié de situación ya hace casi 4 meses, cuando dejé el timón del barco del Colegio Sacratif  y me embarqué en mi propio barco que ya me llevará hasta el final de mi destino y la verdad es que me está llevando a nuevos puertos, hacia nuevas rutas, a hacer otras cosas, a conocer a otras gentes… a ver la vida desde una perspectiva diferente, ni mejor ni peor, simplemente diferente.

Es verdad que me daba un cierto miedo abandonar aquel barco por el miedo, creo yo que connatural con la persona humana, a lo nuevo, a lo desconocido, a echar de menos demasiado aquello que has estado haciendo toda la vida… y eso me hizo dudar mucho al principio si seguía o no lo hacía. Luego vinieron acontecimientos que todos vosotros conocéis (la huelga de mayo) y que me ayudaron a decidir… estaba ya harto de sufrir presiones desde la Administración; estaba harto de un sistema educativo fracasado y causa del fracaso que afecta a nuestros niños de ahora y que afectará a los que vienen detrás si alguien no enmienda esto, si no cambia el rumbo de la educación…

Han pasado casi 4 meses y, hasta ahora, en ningún momento me he arrepentido de haber cambiado de barco, aunque eso no significa que haya borrado mi pasado, que haya olvidado a la mayoría de mis alumnos, que haya olvidado a un buen puñado de padres que han estado siempre, sobre todo en los tiempos difíciles, arropándome y ayudándome… no seria de bien nacido el haberlo hecho, y todo eso lo recuerdo: todo eso y mucho más. Es mi hora del balance y les aseguro que lo estoy haciendo, sobre todo para sacar conclusiones de él que me ayuden en mi nuevo navegar.

Y uno de los motivos para sentirme feliz en mi nuevo camino es la LIBERTAD, me siento libre después de muchos años dedicado en cuerpo y alma a mis alumnos, a mi colegio, a este pueblo… y  no es que me haya sentido jamás oprimido o esclavo de nada ni de nadie (si exceptuamos la Administración Educativa); es que ahora puedo hacer lo que quiero, cuando quiero, con quien quiero y como quiero… y eso es LIBERTAD.

Y utilizando esa libertad he hecho la semana pasada lo que jamás había podido hacer y que hecho otras muchas veces, pero en otras condiciones, y es viajar. Ha sido mi primer viaje en época escolar y mi destino ha sido, como no podía ser de otra manera el norte de España, la cornisa Cantábrica, a donde tantas veces he viajado con mis niños y con mis madres y algún padre, algo de lo que me he sentido muy complacido. Ahora ha sido un viaje distinto, con gente distinta, con gente que puede viajar en esta época ¿y quien puede viajar en esta época? pues por supuesto, los que ya no trabajan o los que aún no trabajan.

Ha sido una experiencia nueva con vieja gente, no por mayor sino por viejos conocidos a los que como  ex director del Colegio Sacratif siempre estaré agradecido por el trato que han dado a nuestro colegio siempre que hemos viajado con ellos; me refiero a REAL TOURS, la empresa, la agencia de viajes de Jesus Flores, como todos le conocemos por aquí, una persona a la que el colegio Sacratif debería estarle eternamente agradecido por habernos tratado como lo ha hecho en los cuatro viajes que hemos llevado a cabo con él durante los últimos 12 años.

Antes de conocerle habíamos viajado con Ecomar, con Viajes Halcón…hasta que ese año, hace 15, supe de él y de su agencia y le pedí presupuesto, porque yo siempre he creído que, en circunstancias similares, hay que contar con la gente más próxima físicamente y el más próximo era Jesús Flores. La verdad es que ese año pedimos varios presupuestos y cuando Jesús me dio el suyo no me lo acababa de creer, desconfiaba, porque me ofrecía mucho mejor viaje que otros y con muchas mejores condiciones para nuestros niños, para lo que siempre me he preocupado de buscar lo mejor y al mejor precio para sus padres…Se hizo el viaje y todo lo que nos ofreció no sólo era cierto sino que fue aun mejor: nos llevó las riendas del viaje todo el tiempo a través del teléfono (por cierto me prestó un móvil en aquellos momentos en que había muy pocos, para estar en contacto permanente conmigo, no lo olvidaré), y antes de plantearse cualquier problema, allí estaba Jesús por delante de nosotros.

Antes, en viajes anteriores, en concreto recuerdo uno a Galicia y Portugal, los niños pasaron hambre porque las comidas eran mas que deficientes; mis compañeros y yo, como es lógico, reclamamos en los hoteles y la respuesta fue que eso es lo que pagaba la agencia y eso es lo que había, así es que muchos días, después de comer había que ir a que tomaran algo en la calle ¡y les aseguro que eso ocurre, porque me ha pasado a mi!. Las comidas en “pic nic” (en bolsa) cuando había excursión de día completo, eran un engaño… Todos esos problemas jamas se nos han presentado con Jesús Flores: jamás nada lo ha dejado al azar, jamas ha improvisado, jamás tuvo que rectificar… al contrario, todo estaba previsto, todo iba saliendo como se había calculado; el llamaba a los hoteles o restaurantes cuando estábamos a punto de llegar para que todo estuviese preparado.

Y cuando surgían problemas imprevistos (imposible es prever por ejemplo una enfermedad), pues solo tenía que ponerlo en su conocimiento y allí estaba Real Tours y Jesús a su cabeza. Alguno de los que lean este artículo mío recordarán un viaje a Galicia en el que una madrugada una de mis alumnas se puedo enferma con un dolor, en un pueblo de Pontevedra en donde parábamos (también venía su madre). De inmediato me fui con la madre y la hija al hospital de Pontevedra por indicación del médico de urgencias del pueblo. Como es lógico el resto de mis compañeros, de los niños y de los padres siguieron la ruta prevista hacia Santiago de Compostela que era la visita que tocaba ese día. Yo me pasé la mañana con mi alumna y con su madre en el Hospital de Pontevedra, pero cuando a final de la mañana nos dijeron que podíamos marcharnos, Jesús que ya estaba al tanto de todo por mi, me envio enseguida un “mercedes” de un amigo suyo a recogernos y llevarnos a Santiago para unirnos al grupo… esas cosas no se pueden olvidar ¿No crees?.

Por eso, por muchísimos motivos, porque sabia que no nos iba a engañar, porque estaba convencido de que nos iba a tratar mejor que ninguna otra Agencia, ya no tenia que comparar presupuestos: sencillamente le decíamos a Jesus a donde queríamos ir y nos hacia el presupuesto y modificábamos posteriormente lo que veíamos oportuno. Jamás un problema, jamás me sentí solo, jamas mis niños fueron “a la aventura” por eso Bernardo Roa (o don Bernardo como a mi me conocen) tiene mucho que agradecer a Jesus Flores y a su empresa Real Tours, y por eso el que fue el colegio que dirigió Bernardo Roa debería seguir estando eternamente agradecido a Jesus Flores y a Real Tours, a menos que volviesen a viajar con él y lo hiciese mal, cosa que no puedo ni imaginar.

Y por eso no he dudado en viajar esta semana pasada a Cantabria con Jesús Flores y otras 140 personas de toda Andalucia en un viaje distinto pero inolvidable; distinto porque no iba con mis niños; parecido porque he ido con mis “trastos” acuestas (entiendase cámaras de video y de fotos) como acostumbraba a hacer siempre para hacer un reportaje que les quedara de recuerdo, primero vídeos y finalmente DVD´s, (no creo que haya una sola casa de Carchuna en que no haya un DVD o un video grabado por mi)… Y ha sido este un viaje inolvidable porque ha sido completisimo y, como siempre, nada ha fallado, nada se ha dejado a la improvisación, todo ha estado perfectamente programado… siempre ha estado por delante Jesús preparando el camino, no podía ser de otra manera.

Muchas gracias, Jesús y sepa que Bernardo, que ahora ha cambiado de barco, pero no de rumbo, siempre seguirá agradecido a Jesús Flores y a Real Tours, la empresa que ha sabido crear con su esfuerzo personal y, cada vez que piense y me pueda permitir hacer un viaje, evidentemente que no voy a buscar otra agencia; me iré a buscar a Jesús y me pondré en sus manos y en las de su equipo, sencillamente porque saben hacer las cosas, porque nada queda a la improvisación… y porque es de bien nacidos ser agradecidos.

Y estas mismas palabras quiero que también las tome como suyas Jesús “junior”, el que ya ha empezado a tomar responsabilidades para, en su momento, pueda tomar del todo el timón que hasta ahora ha venido llevando solo su padre. Gracias y enhorabuena a ambos y si en alguna ocasión  Bernardo puede serles útil… no duden en que contarán conmigo, por eso, porque hay que ser bien nacidos…

Leave a Reply