posted by on Artículos de opinión

No comments

Es el lema de Cáritas y es un lema que en estos momentos de crisis de grandes dificultades para los que medio podemos vivir, de grandísimas dificultades en las familias en que van dejando de llegar los ingresos… de ahogo y asfixia para los que ya no tienen ni para vivir, cobra plena actualidad y nos hace plantearnos seriamente una pregunta : ¿tengo derecho a disfrutar de todo lo que tengo mientras otros mueren, sufren, ven sufrir a los suyos… porque no tienen nada?

Y viene mas a punto estas palabras y el tema y el lema de Cáritas en unos momentos en que La Junta de Andalucía hace unos días anunció su “bloqueo a las ayudas a Cáritas” y uno se pregunta ¿por qué? ¿tienen para todo, para derrochar, para vivir como ricos y no tienen para ayudar a los que ayudan? ¿o  es porque esos que ayudan a los que no tienen son CATÓLICOS? (porque ya sabéis que Caritas es una ONG católica. Me parece despreciable y muy baja la actitud de la Junta de Andalucia ante esta situación… se ve que no les importa que miles de trabajadores sin trabajo, a los que ellos dicen defender, puedan  pasar hambre, o puedan morir de inanición, aunque ellos, los que drigen la Junta de Analucía, saben que eso no va a pasar porque, a pesar de todo, a pesar de su desprecio hacia Cáritas, Cáritas no dejará que eso ocurra y podrán comer gracias a la acción social de Cáritas, de la Iglesia Católica.

De todas formas hay un hecho evidente que ninguna reflexión, ni positiva ni negativa, puede tapar, y es la profundísima crisis por la que estamos atravesando… cada dia falta  más el trabajo, cada dia se ve a mas gente desesperada no ya porque no pueden llegar a fin de mes (que nos empieza a pasar a muchos) sino que, lo que es peor, no saben como van a “empezar el mes”… No sabemos hasta donde nos va a llevar esta GRAVE CRISIS; seguro que al final saldremos de ella, lo que no sabemos es a cuantas personas y cuántas ilusiones se va a dejar en el camino. Afortunadamente vivimos, aparte de en un país, España, también vivimos en un pueblo, con conocidos, con amigos, vivimos en una familia… y, ya lo dicen los medos, “las familias están ayudando bastante en la amortiguación de la crisis”. Pero también sabemos que estamos en un país con una inmigración importante, de gentes que han venido buscando una salida a su pobreza y ahora se encuentran inmersos plenamente en la de nuestro país,,, y no tienen a quien recurrir si no es a los comedores sociales y a las instituciones de caridad de la Iglesia.

España tiene que salir de la crisis, pero el drama no es ya España sino las gentes con nombre propio que son me nos afortunadas…¿podrán superar este momento? ¿No es lamentable y vergonzoso tener que ver a pobres gentes buscando la comida en los contenedores de basura para salir adelante cada dia? Yo lo se, porque también me pasa, que “todos” nos estamos “apretando el cinturón” eliminando de nuestras vidas gastos que no son muy necesarios pero…¿no tendríamos que apretárnoslo un poco mas y compartir con los mas desfavorecidos, con aquellos a los que la sociedad y la crisis está golpeando más duramente? ¿Podemos nosotros, cada uno de nosotros, con nuestro nombre propio y apellidos ayudar a salir de “su crisis” a alguien que nos rodea… ¿Podemos VIVIR UN POCO MAS SENCILLAMENTE PARA QUE SENCILLAMENTE OTROS PUEDAN VIVIR? Creo que los creyentes lo tenemos que tener muy claro… ya los primeros cristianos lo tenían todo en común, pero no, tampoco pienso que tengamos que llegar a eso, pero ¿Podemos hacer algo para ayudar al que lo pasa mal cerca de nosotros? ¿Podemos ayudar, si no conocemos a nadie asi, a CARITAS para que, aunque la Junta de Andalucia les quite la ayuda, la vean compensada con la nuestra, la de los ciudadanos de a pie que somos un poco mas privilegiados que los pobres de ahora?…. aqui dejo ya el espacio para la reflexión de cada uno de nosotros. Hasta aquí, mi reflexión personal que os quería hacer llegar, pero os adjunto algo mas, que no es mio, pero que puede ayudarnos a pensar con mayor altura de miras y a comprender la labor de CARITAS hacia los necesitados. Y lo transcribo porque yo, me lo creo.


El Mundo publicaba recientemente este artículo que creo que vale la pena leer por las verdades que nos trae, por si alguien no habíamos caído:

Cáritas, ¿la nueva agencia de empleo?

“Me sentía perdido e inseguro. Lo veía todo negro. No creía en las personas ni en la sociedad ni en mí mismo”. Así se retrataba Sergio, un joven de Toledo de 19 años, cuando acudió a Cáritas en busca de una oportunidad laboral. La encontró y, ahora, tiene un sueño: “Ayudar a los demás como me ayudaron a mí”. Sergio es una de las 80.417 personas que acudieron el año pasado a Cáritas en busca de una oportunidad laboral. Todas fueron acogidas y orientadas. Muchas otras formadas. Y 13.148 encontraron trabajo en el INEM de la Iglesia católica.

Éstos son algunos de los datos que presentaron en rueda de prensa Sebastián Mora, secretario general de Cáritas española, y Félix Miguel Sánchez, director del programa de empleo de la institución samaritana de la Iglesia española. Son cifras preocupantes, pero con intención de abrir caminos y salidas. “Nos pueden robar muchas cosas, pero nadie nos podrá robar la esperanza“, advertía, de entrada, Mora.

Y eso que los datos son más bien negros. Cada vez se acercan más personas a Cáritas en busca de empleo. El perfil dominante de los que acuden: mujer, inmigrante, entre 25 y 35 años, y con bajo nivel de formación. Pero está aumentando también, y mucho. El porcentaje de españoles que solicitan ayudas, pasando del 25% en 2009 al 39,2% en 2011.

Para ayudarlos, Cáritas invirtió el año pasado 27.132.763 euros en acogida, orientación, formación, intermediación laboral y creación directa de puestos de trabajo en sus cinco cooperativas, 17 empresas de inserción, un centro especial de empleo y 18 talleres ocupacionales.

Pero la institución está casi saturada: “Con los recursos que tenemos no podemos asumir un mayor número de personas”, explica Félix Miguel. Y añade que las expectativas “son cada vez más difíciles, porque la crisis está afectando cada vez a más personas”. Con el agravante de que “no hemos tocado fondo ni en pobreza y exclusión ni en desempleo. La EPA de mañana se espera que sea peor que la anterior”, afirma Sebastián Mora.

Menos recortes sociales

Cáritas denuncia que, en estos momentos, que aumentan las necesidades, “se reducen las políticas sociales”. Aún reconociendo que “hay que hacer un esfuerzo de austeridad”, al líder de Cáritas le preocupa, por ejemplo, la reducción en cooperación internacional. “De hecho, este año los convenios con la AECI son cero”, advirtió.

Leave a Reply