posted by on Actualidad Local, Artículos de opinión, Otros

No comments

El que las rotondas sean algo muy útil para la agilización del tráfico hoy en día nadie lo niega, pero el que sean también un “plus” de riesgo en nuestras carreteras tampoco, y si no me remito al montón de accidentes que se producen en ellas en nuestras cercanías.

Que la culpa de muchos, de la mayoría de ellos, sea del conductor, tampoco cabe duda pero que, a pesar de eso, muchas de ellas, las que yo conozco al menos, dejan bastante que desear en cuanto a su estructura y se podrían mejorar, también me parece claro, sobre todo para cuando se circula de noche por carreteras tan oscuras como las nuestras. Y el que algunas de ellas sean aparentemente Yy en estos momentos, realmente) inútiles, creo que tampoco es discutible.

Y este es el caso de la rotonda a la que me vengo a referir, una rotonda que es de noche un grave peligro para los conductores que circulan entre Calahonda y Carchuna y que, ahora mismo no cumple ninguna función ya que se supone que se ha hecho pensando en la futura (cualquiera sabe si futura o futuuuuuuuuura, yo creo que ma sbien lo segundo) para que sirva de acceso y salida a la futura autovia del Mediterráneo a su paso por Carchuna, junto a la gasolinera.

Es curioso, además, que cuando circulas con el coche con GPS, este te quiere a la fuerza enviar hacia ella, aunque aun está casi en proyecto ¿por qué harán estas cosas de enviar a los satélites información falsa que no hacen sino confundir a los usuarios? porque a nosotros, los de aquí, no nos van a liar porque ya lo sabemos , pero ¿se figuran a cualquier foráneo que pase por aquí cuando les mande insistentemente hacia autovías inexistentes?

Pero volviendo a la rotonda de mi tema de hoy, una rotonda inútil, un obstáculo que ya ha causado algún problema. Y lo peor es que del último, algún coche que la cogió “por derecho” y se llevó la farola que la iluminaba, esos desperfectos aún no se han arreglado… y van ya mas de dos meses que ocurrió. La Dirección de Carreteras o quien le corresponda y sea el responsable, se ha limitado a poner unos conos (muy pocos y poco visibles) en el lugar y ya está…¿hasta cuándo? ¿hasta que ocurra algún accidente de noche del que tengamos que lamentarnos? porque les aseguro que viajar de noche por ella no es seguro.
Allí solo quedan los restos de la farola, apartados junto a la carretera, algún resto del vehículo causante, y unos conos con tímida iluminación nocturna: tres en cada sentido. Y menos mal que está al lado la gasolinera que ayuda a ver algo más con su luz.

Pero es que yo me pregunto: dado lo peligroso, sobre todo de noche, de las rotondas en zonas mal o nada iluminadas ¿por que no se les dota de muchas más medidas de seguridad? ¿Sería un grave problema dotarles de luces a todo su alrededor bien visibles desde lejos, alimentadas con la misma energía que alimenta a la farola que se supone debieran llevar en medio? ¿Sería muy difícil dotarlas de algun tipo de protección “no agresiva”para los vehículos que las hicieran más seguras? Y sobre todo….¿Sería posible que cuando ocurre un incidente en estas rotondas se fuese mucho mas diligente en su reparación, pensando en la seguridad de los usuarios de nuestras carreteras?
Por quien no conozca el caso del que estoy hablando, acompaño este escrito-denuncia de un grupo de fotos, las primeras NOCTURNAS para que puedan imaginar el peligro que supone, y las segundas DIURNAS, que demuestran lo que he contado…¡y que estamos en una zona de concentración de accidentes! como indica un cartel en la carretera.

Tags:

Leave a Reply