posted by on Otros

No comments


Había visto ya en bastantes ocasiones, en ciertos días muy despejados, al ponerse el sol sobre el mar, como en sus últimos segundos el sol se volvía de color verde en el horizonte, pero jamás había conseguido captarlo con la nitidez que conseguí hacerlo el pasado miércoles, 23 de noviembre…¡me sentí lleno de satisfacción!, lo confieso y, para quien le interese he preparado esta información y mis imágenes.

Las causas de un destello verde se encuentran en la refracción de la luz al atravesar la atmósfera: la luz se mueve más lentamente en el aire bajo, más denso, que en el aire en capas superiores, menos denso. Debido a eso, los rayos de luz solar siguen una trayectoria ligeramente curva, en la misma dirección que la curvatura de la Tierra. La luz de alta frecuencia (verde/azul) se curva más que la luz de baja frecuencia (roja/naranja), así que los rayos verdes y azules de la parte superior del Sol en el horizonte permanecen visibles mientras que los rayos rojos están tapados por el horizonte.

Los destellos verdes se refuerzan por el efecto de espejismo, que incrementa el gradiente de densidad en la atmósfera y, por tanto, incrementa la refracción. El destello verde se ve con mayor probabilidad en aire limpio, que permite que más luz alcance al observador sin ser dispersada. El posible “destello azul” por la luz de dicho color no se ve porque el color azul se dispersa más en el aire y queda sólo la luz de color verde.

Con un ligero zoom, se puede llegar a ver un borde verde en la parte superior del disco solar en muchas puestas de sol, si el día está claro. Sin embargo, el efecto de rayo o de destello requiere una fuerte estratificación por capas en la atmósfera y un espejismo que magnifique el color verde durante un periodo de entre unas fracciones de segundo y dos segundos.

El concepto del destello o rayo verde fue popularizado por la novela El rayo verde de 1882, de Julio Verne, ….  «¿Ha presenciado alguna vez la puesta del Sol en el mar? (…) Pero, ¿se dio cuenta de un fenómeno que ocurre en el momento en que el astro radiante lanza su último rayo cuando el cielo está completamente despejado y transparente? Puede que no. Pues, no pierda la ocasión de presenciar este fenómeno. Sus ojos percibirán, no un rayo rojo, sino un maravilloso rayo verde, de un color, que no hay pintor que pueda reproducirlo en su paleta, y que la propia Naturaleza no ha repetido ni en los diversos tonos de las plantas, ni en el color más transparente de los mares. Si existe el verde en el paraíso, no puede ser mas que este verde, que es sin duda, el verdadero verde de la esperanza.»
Este artículo publicado en un periódico inglés cautivó de tal forma a la joven protagonista de la novela El rayo verde, que resolvió emprender una serie de viajes con el único fin de apreciar en persona el mítico rayo. El propio autor menciona que se trataba de una antigua e inexplicada tradición, según la cual aquel que tuviera la fortuna de contemplar el rayo, podría ver con claridad en su corazón y en el de los demás. Su leyenda cuenta que dos personas que lo observen juntas, quedan automáticamente enamoradas la una de la otra, representando el instante mágico en que dos seres descubren el amor a la vez.

Sin embargo, este enigmático rayo verde no es una simple historia legendaria, es un fenómeno real que puede ser admirado por todo aficionado a la Naturaleza que lo busque con paciencia, pues se produce bajo ciertas condiciones climáticas, en el momento que el Sol emite sus últimos rayos en el horizonte y cuando la atmósfera se encuentra totalmente limpia. Es un efecto que rara vez puede observarse y dura apenas unos segundos.


Las causas de un destello verde se encuentran en la refracción de la luz al atravesar la atmósfera: la luz se mueve más lentamente en el aire bajo, más denso, que en el aire en capas superiores, menos denso. Debido a eso, los rayos de luz solar siguen una trayectoria ligeramente curva, en la misma dirección que la curvatura de la Tierra. La luz de alta frecuencia (verde/azul) se curva más que la luz de baja frecuencia (roja/naranja), así que los rayos verdes y azules de la parte superior del Sol en el horizonte permanecen visibles mientras que los rayos rojos están tapados por el horizonte.

Los destellos verdes se refuerzan por el efecto de espejismo, que incrementa el gradiente de densidad en la atmósfera y, por tanto, incrementa la refracción. El destello verde se ve con mayor probabilidad en aire limpio, que permite que más luz alcance al observador sin ser dispersada. El posible “destello azul” por la luz de dicho color no se ve porque el color azul se dispersa más en el aire y queda sólo la luz de color verde.

Con un ligero zoom, se puede llegar a ver un borde verde en la parte superior del disco solar en muchas puestas de sol, si el día está claro. Sin embargo, el efecto de rayo o de destello requiere una fuerte estratificación por capas en la atmósfera y un espejismo que magnifique el color verde durante un periodo de entre unas fracciones de segundo y dos segundos.

Mucho mas dificil de ver es el “rayo azul”…¡y también lo he visto hace unos dias…¿podré algún dia fotografiarlo? dificil, muy muy difícil.

Leave a Reply